Taller PRE y POST PARTO. - ESCUELA INFANTIL LITTLEFROGS

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Taller PRE y POST PARTO.

Extraescolares.

El embarazo es un periodo fascinante, durante el cual el cuerpo y las necesidades del mismo cambian sin cesar. Los cambios suponen nuevas exigencias para nuestra musculatura y articulaciones, de modo que necesitaremos un tipo de ejercicio que se vaya adaptando a estos requerimientos.

Cada mujer vive el embarazo de una forma distinta pero las transformaciones que se producen durante esos nueve meses tienen un origen hormonal. Si conoces bien los cambios que se irán produciendo estarás más tranquila.

Los cambios hormonales afectan a las válvulas de tus venas que normalmente evitan la regresión de la sangre. A veces esto puede producir varices y hemorroides. Los movimientos de Pilates te ayudarán a potenciar el riego sanguíneo en las extremidades inferiores.

Durante el embarazo aumenta la cantidad de líquido linfático y amniótico y de los fluidos presentes en todos los tejidos del cuerpo. El ejercicio regular contribuye a evitar que la acumulación de fluidos provoque retención de líquidos e hinchazón.

Los ejercicios de Pilates se centrarán en el fortalecimiento y equilibrio de los músculos centrales. Tu suelo pélvico forma parte integral de ésta zona y ayuda a soportar el útero, que va creciendo; por lo tanto debe permanecer fuerte y elástico para satisfacer las demandas del embarazo y del periodo de dilatación.

Unos músculos fuertes en el suelo pélvico ayudan a mantener en su lugar los órganos internos, contribuyendo a detener las incómodas pérdidas de orina y facilitan el proceso de dilatación preparto.


El método Pilates, es una buena práctica de ejercicio, puesto que:

Es un método seguro y eficaz, que se centra en los músculos posturales mejorando la estabilidad y la fuerza del suelo pélvico, lo cual nos ayudará a mantenernos erguidas y evitar el dolor de espalda.

Tonifica mucho los abdominales, de forma que éstos ofrecen mayor apoyo al cuerpo, y permiten que la columna se estire, con lo que el bebé disfrutará de más espacio.

Ayudan a aliviar dolores y molestias asociados a nuestros cambios en el cuerpo.

Favorece la circulación, mejorando el riego sanguíneo, lo cual es bueno para el bebé.

No sólo ayuda a mejorar la resistencia, sino también el equilibrio, coordinación y calidad en los movimientos, sin forzar en ningún momento las articulaciones.
Se aprende a relajarse y respirar correctamente preparándonos así para el trabajo de parto y el nacimiento del bebé.

Cuando una mujer está embarazada, es más importante que nunca que se cuide y esto va a depender en gran medida de ella misma.


El Pilates post-parto es recomendable hacia la sesta semana después del embarazo, dependiendo del tipo de parto que hayamos tenido, siendo necesario el consentimiento de nuestro/a ginecólogo/a.

En este periodo de tiempo nuestro cuerpo no ha recuperado necesariamente su estado anterior al embarazo.

Muchas mujeres padecen una depresión postparto, debida a todos los cambios hormonales que tienen lugar durante el embarazo. Las exigencias constantes del bebé, que quiere comer, que le cambien, que le mezan, suelen provocar cansancio y falta de sueño, que pueden generar en síntomas propios de una depresión. Sin embrago un poco de ejercicio nos puede ayudar.

El ejercicio es una actividad que mejora el estado de ánimo y por tanto es esencial para tu bienestar físico y psicológico. El método Pilates, suave y controlado te ayudará a sentirte tranquila y fuerte y a notar que mantienes el control.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal